24/8/2014

Napoleón y Josefina, engaño entre alcobas imperiales

«Quise de verdad a Josefina, aunque no la estimaba. Era demasiado mentirosa.

Pero tenía algo que me gustaba mucho; era una verdadera mujer; tenía el culo más bonito del mundo, con su isla de La Martinica».

Napoléon se puso digno al final de sus días, en el exilio de Santa Elena, y resumió su amor, su matrimonio, sus deseos incontrolables por la que fuera su emperatriz, en un bonito culo.

Valiente cretino, él y el amor (el suyo), le diría yo si me lo echara a la cara. Hipótesis imposible, claro, pero la Historia te permite este tipo de revanchas verbales.

Napoleón al final de sus días no estuvo a la altura de las circunstancias, ni del amor, ni de la amada -que también se las traía, todo hay que decirlo- porque por sus trescientas misivas ella le escribió apenas diez en toda la vida (para estar enamorada son bien pocas), y de aquella manera, más por necesidad y asegurar su vida de lujo y frenesí que porque le fascinara un «militarucho» de enana estatura, riqueza material aún más enana, orígenes corsos, y cuyo esplendoroso futuro ni se vislumbraba en el horizonte europeo.

Fuente:

23/8/2014

Napoleón Bonaparte, sobre la guerra

Las batallas libradas desde 1799-1815 entre Francia y Europa son ya históricamente conocidas como las Guerras Napoleónicas.

Estos enfrentamientos militares fueron una continuación de las guerras mantenidas por Francia en Europa durante la Revolución Francesa (1789). En ellas brilló el talento estratega de Napoleón Bonaparte (1769-1821).

Durante los años que había pasado en guarniciones de provincias, había aprovechado su tiempo para ampliar su preparación militar (profundizó en sus estudios de matemáticas, artillería y táctica militar); entró entonces, además, en conocimiento de los pensadores políticos clásicos (Maquiavelo y Montesquieu) y descubrió su pasión por la historia (le deslumbraron las biografías deAlejandro, de Julio César y en especial la de Federico II).

Entre sus frases más celebres se encuentran:
«En la guerra, como en el amor, para llegar al objetivo es preciso aproximarse».
«Una retirada a tiempo es una victoria».
«El comandante es el regimiento».
«La guerra es un juego serio en el que uno compromete su reputación, sus tropas y su patria».
«Una guerra entre europeos es una guerra civil». «En la guerra, como en política, cualquier mal, aunque no infrinja las normas, sólo es excusable cuando es absolutamente necesario: todo lo que está más allá es crimen».

17/8/2014

A la sombra en el Museo Naval de Madrid

Aunque agosto y Madrid son dos términos que suenan mejor por separado, pasar el puente en la capital no tiene por que ser una tortura.

Las opciones disponibles se multiplican cuando el número de personas por Km^2 se reduce y el resultado es una agenda muy completa para sacarle todo el jugo al verano.

A continuación, diez planes que no cierran por vacaciones. Los museos madrileños también son lugares de agradecida visita durante el verano, cuando es posible evitar las aglomeraciones del resto del año.

El renovado Museo Arqueológico Nacional (c/ de Serrano, 13) no cierra por vacaciones y permite el acceso a exposiciones como 'El último viaje de la fragata Mercedes'. Un tesoro cultural recuperado, que comparte con el Museo Naval (Paseo del Prado, 5), abierto con horario reducido.

Fuente:

Trafalgar (1805), los navíos de línea ferrolanos

El 21 de octubre 1805, frente las costas del Cabo de Trafalgar, muy cerca de Gibraltar, tuvo lugar  la famosa batalla donde los aliados franceses y españoles comandados respectivamente por el vicealmirante Villeneuve y el teniente general Gravina se enfrentaron a Nelson.

Tres tipos de navíos de línea españoles de diferentes series participaron en la batalla.

El primer tipo corresponde a la clase de los Meregildos o serie Santa Ana, una serie de navíos de tres puentes y 112 cañones construidos según planos de Romero Landa, constituida por los navíos Mejicano, Conde de Regla, Salvador del Mundo, Real Carlos, San Hermenegildo, Reina María Luisa y Príncipe de Asturias, además del Santa Ana, que sirvió de prototipo, construidos en los astilleros de Ferrol y La Habana, Cuba.

Este último fue construido y botado en 1784 en Ferrol.

En Trafalgar estaba al mando del capitán de navío José de Gardoqui, y de una tripulación de 1.102 hombres causaron baja 97 muertos y 141 heridos. Durante la contienda el buque fue desarbolado y apresado por los ingleses, siendo liberado finalmente por el Montañés y remolcado a Cádiz por la fragata francesa Tethis.

Fuente:

3/8/2014

'Cuadernos de guerra (1914-1918)' -Louis Barthas

Louis Barthas (1879-1952), tonelero, sindicalista y cabo de infantería del Ejército francés, acudió a las trincheras en septiembre 1914 y terminó siendo testigo de un conflicto que consolidó su convicción más antibelicista.

Todas las vivencias quedaron recogidas en un diario que le acompañó durante cuatro años de horror. Un testimonio único e irrepetible que, por su contundencia, marcó una fecha en la historiografía de la Primera Guerra Mundial.

Los 'Cuadernos de guerra' de Barthas son considerados, hoy en día, un clásico de la contienda europea y de cómo la guerra destruye "todo en el hombre, convertido bajo su uniforme en un ser anónimo"; unos hombres que "esperaban de día la noche, esperaban de noche el día, esperaban todo el tiempo la muerte".

Fuente:

Nº de páginas: 648 págs.
Editoral: PAGINAS DE ESPUMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788483931578.